¿Qué gastos deberías priorizar si ya no puedes pagar todos?

Cuando estás entre dos trabajos, puede que los cheques dejen de llegar, pero las facturas no. Pagar todas tus deudas es una obligación, pero cuando no tienes suficiente dinero para cubrir tus gastos mensuales y pagar a tus acreedores la cantidad mínima debida, te enfrentas a algunas decisiones difíciles.

Encuentra tu reparadora de crédito gratis

6 Gastos que deberías priorizar si no puedes pagarlos todos

Paga estos gastos antes que los demás para evitar problemas
Photo by Jordi Vich Navarro / Unsplash

Existen ciertos criterios que puedes aplicar para establecer prioridades. Presta atención a los gastos que debes seguir cuando ya no puedes pagar todos, para así evitar afectar negativamente tu calidad de vida y estabilidad financiera. Aquí listamos los gastos que deberías priorizar:

1. Facturas relacionadas a la vivienda

Mantén los pagos del alquiler o de la hipoteca si es posible.  El impago de estas deudas puede llevar a la pérdida de la vivienda. Teniendo en cuenta que la vivienda es esencial para sobrevivir, es una movida inteligente priorizar estos pagos.

2. Paga los gastos básicos de la vida

Esto incluye los comestibles y el seguro médico, solo en caso de que te puedas permitir pagar las primas. Ten en cuenta que si tienes ingresos reducidos, puedes optar por subvenciones sociales que te permitan cubrir al menos los gastos de la comida.  Ponte en contacto con los servicios de asistencia social de tu región, o con las organizaciones sin fines de lucro en tu localidad.

3. Cubre las facturas de servicios esenciales

Pagar el mínimo requerido para mantener el servicio de luz, gas o agua es importante para que tu calidad de vida no se vea del todo afectada. En algunos casos es posible que no se requiera el pago total e inmediato del importe de la factura, pero debes realizar el pago mínimo necesario para evitar la desconexión si es posible.

4. Los préstamos o arrendamientos de vehículos si necesita conservar el auto

Si el coche es necesario para generar ingresos, prioriza su pago porque de no hacerlo pueden embargar el coche sin tener que pasar primero por los tribunales. Si te quedas con el vehículo, mantente al día en los pagos del seguro también para evitar tasas adicionales, problemas legales o un gasto abrumador por un accidente. Todo esto únicamente si es absolutamente necesario para tu supervivencia, de lo contrario podrás prescindir de él.

5. Impuestos o deudas fiscales

Debes pagar los impuestos sobre la renta que debas y que no se deduzcan automáticamente de tu salario, así como los impuestos sobre la propiedad si no están incluidos en el pago mensual de la hipoteca. En estos gastos se contempla la manutención de los hijos; estas deudas son exigidas por los tribunales y no desaparecerán. El impago puede acarrear problemas muy graves.

6. Créditos y préstamos personales

Haz de los préstamos estudiantiles una prioridad media. En general, págalos antes que las deudas de baja prioridad, pero después de las de alta prioridad. Ten en cuenta que si no se pagan, pueden acarrear consecuencias como denegación de nuevos préstamos o becas estudiantiles, embargos, etc.

Haz que los préstamos sin garantía, como los minicréditos o préstamos personales, sean de baja prioridad. Dado que no has dado una garantía para estos préstamos, rara vez hay algo que las entidades financieras puedan hacer para perjudicarte a corto plazo.

Da poca prioridad a los préstamos que solo tienen como garantía los bienes del hogar. Las financieras rara vez embargan los bienes debido a su bajo valor de mercado y a la dificultad de recuperarlos sin recurrir a los tribunales. Si los acreedores inician acciones para embargar los bienes del hogar, se te notificará con antelación para que puedas tomar medidas.

Consejos para priorizar gastos

Si no tienes dinero, puedes retrasar el pago siempre que tengas una buena razón legal para no hacerlo. Tampoco subas la prioridad de una deuda basándose en amenazas de arruinar tu informe crediticio. En la mayoría de los casos, la financiera ya ha informado de tu morosidad a una oficina de crédito.

No subas la prioridad de una deuda debido a los esfuerzos de cobro o a la amenaza de una demanda. Sé cortés con el cobrador, pero toma tus propias decisiones sobre qué deudas pagar basándote en lo que es mejor para ti. Por otro lado, el impago de las deudas de alquiler, hipoteca y automóvil pueden suponer la pérdida inmediata de su casa o coche.

Sube la prioridad de las deudas con sentencias judiciales si ya te han demandado. Después de una sentencia judicial, esa deuda debe subir de prioridad porque la financiera puede ejecutar esa sentencia pidiendo al tribunal que embargue tus bienes, salarios y cuentas bancarias.

Por último, si no tienes dinero y necesitas pagar con urgencia tus gastos, puedes contratar los servicios de una reparadora de crédito. Estas entidades te ayudan a elaborar planes de pago que se ajustan a tus necesidades actuales.

Encuentra tu reparadora de crédito en askRobin

Share